Descripción LCA

INTRODUCCIÓN

El asentamiento que dio origen a Ciudad Real, el cerro de Alarcos, tiene su origen hace mas de 2.300 años. Aquel asentamiento ibérico (oretano) fue derivando en la ciudad de Alarcos, un recinto amurallado con casi 30 hectáreas de superficie que se vio envuelto en las sucesivas ocupaciones musulmanas y reconquistas españolas.

El 19 de julio de 1.195 fue el día de la famosa batalla de Alarcos. Desde ese momento Alarcos se fue despoblando a favor del Pozo Seco de Don Gil y 60 años después de la reconquista de Alarcos, Alfonso X decide evacuar a los últimos moradores de Alarcos y bautizar Pozo Seco de Don Gil como Vila-Real.

Desde ese momento, los habitantes de Vila-Real demostraban su fe a la virgen de Alarcos con romerías anuales hasta el cerro de Alarcos. Estas romerías tuvieron un periodo de decadencia para luego resurgir y mantener el culto a la Virgen y su ermita en pie. Una ermita que se rehízo sobre los restos de un templo romano de entre los siglos XII y XIV

LA IDEA DE LA “ROMERÍA DEPORTIVA”

Con esta historia entorno al cerro de Alarcos y con una romería anual en la que la mayoría de los ciudarealeños y habitantes de la zona de influencia (Valverde, Las Casas, Poblete, Miguelturra,…) pasan por este histórico enclave, era sencillo pensar en realizar una carrera e intentar que esté a la altura de un fin de semana en el que se visita una antigua ciudad fortificada de decenas de siglos de existencia y en el que se celebra una romería a la que asisten unas 20.000 personas.

Enmarcada dentro del programa de festejos del fin de semana de Alarcos se decide que la carrera, para el 2018, se celebre el sábado 16 de junio a las 20:30horas.

Con salida y llegada en la explanada junto a la ermita de Alarcos, intentaremos crear una atmósfera especial que ponga en valor el parque arqueológico, la ermita y la festividad de Alarcos.